Comienza la temporada de setas

En Asturias  pasar un día recogiendo setas es toda una experiencia. Se puede aprovechar esta actividad para disfrutar del paisaje, adentrándose en el monte o en sus frondosos valles y bosques. La variedad de arboleda favorece una gran diversidad micológica en el Principado, con más de 3.000 especies de setas y hongos catalogadas en los últimos veinte años.

Los aficionados a la micología lo tienen claro: Asturias es el  paraíso de las setas. A los pies de sus robledales y castaños crecen, entre otras, boletos, catharellus y russulas; bajo los hayedos hydnum y más russulas; en los abedulares más boletos; en torno a los pinares: lactarius y más russulas y boletos. Abundan los níscalos, también son comunes los rebozuelos, las trompetas de los muertos… De las tres setas reinas de la península ibérica, dos se encuentran asiduamente en tierra astur: el “Boletus edulis” y la “Amanita cesárea”. De la única que no existe constancia es de la trufa.

La Sierra del Sueve es un área muy prolífero en setas, perfecto para dar un paseo y localizar diferentes especies. ¡Pero cuidado, no todas las setas son comestibles! Es muy importante ser conocedor o disfrutar de la jornada con alguien que sea capaz de diferenciar las diferentes setas y sus posibles efectos adversos.

 

Leave a Comment